Documento sin título
La feria de Villa Dominico

   

EL TRABAJO EN EQUIPO
 
El día 21 de diciembre de 2014 sería el comienzo de la caída de uno de los máximos exponentes en la venta de aves: la Feria De Villa Domínico, situada en la zona sur del conurbano bonaerense, lugar de asidua concurrencia de las personas que no tienen reparos en comprar y vender ejemplares de aves víctimas del tráfico de fauna, actividad prohibida por leyes y ordenanzas, y repudiada por gran parte de la comunidad.
 


 
Desde bastante tiempo atrás se venía trabajando en la búsqueda de una manera eficiente de terminar con uno de los focos más grandes de venta delictiva de animales. Un grupo de vecinos de Villa Domínico, las ONG “APAC Avellaneda” y “Zoonosis Lanús”, persistieron en las denuncias hasta dar con una Fiscal responsable y sensible frente al maltrato animal, la Dra. Carla Musitani. Su forma de intervención permitió que se pudiera embestir de manera persistente con allanamientos que se llevaron a cabo entre diciembre de 2014 y abril de 2015, con una acción judicial por maltrato animal (incumplimiento de la Ley 14.346).
 
La Asociación Civil de Ayuda a las Aves Pájaros Caídos fue convocada para salvaguardar las aves que allí se encontraran, por lo que concurrimos con nuestro equipo de rescate, acompañando los allanamientos. Colaboramos en el traslado e inventario de las aves, asistiéndolas de manera tal de evitarles en lo posible, el estrés que estas situaciones producen. 
 
Jilgueros, cabecita negra, reyes del bosque, cardenales, cardenillas, reinamoras, tordo amarillo, federales, tordos músicos, etc. hacinados en jaulas pequeñísimas, sucias, al rayo del sol o en los baúles de los autos, sin agua ni comida adecuada, algunos con heridas, fue el panorama tenebroso con el que nos encontramos en el deambular por los puestos de la feria.
 
 
LA TAREA DE SALVAR LAS AVES
 
La primera medida que llevamos a cabo fue sacar a todas las aves de las jaulas sucias y contaminadas, y colocarlas en recintos grandes; el Dr. Héctor Funes, uno de los médicos consultores de nuestra asociación, realizó un pormenorizado diagnóstico e informe del estado en que se encontraban, e indicó el tratamiento y la alimentación correspondiente.
 
El pronóstico no era para nada alentador, dadas las patologías detectadas, el bajo peso, el estrés y el mal estado general.


Los primeros días eran cruciales, y con una dedicación exclusiva de parte de un grupo  de voluntarios, logramos que sobrevivieran más del 80 por ciento del centenar de aves secuestradas-
 
Los tratamientos continuaron durante casi dos meses, y se les proporcionó además, espacios amplios para que pudieran practicar vuelo y entrenar su musculatura.
 
 
EL CIERRE DE “LA FERIA DE LOS PÁJAROS”
 
La buena noticia del cierre de los puestos de venta de aves de la Feria de Villa Domínico, llegó el día 30 de mayo de 2015, pero la lucha contra la venta de animales, había comenzado una década atrás.
 
La Feria, creada en 1969, era conocida como la Feria de los Pájaros; allí se podía conseguir cualquier animal: roedores, aves, reptiles, perros, gatos, etc., muchos de ellos arrancados de su hábitat, producto del tráfico de fauna, sometidos a situaciones de maltrato y crueldad animal. Luego de muchas denuncias presentadas por vecinos y por distintas organizaciones ante la Justicia, el Municipio, la Dirección de Flora y Fauna de la Provincia y la Secretaría de Comercio, se logró hace tres años que cese la venta de perros y gatos. 
 
Este año, la Feria de los Pájaros llegó a su fin, y el logro llega como reconocimiento al sostenido trabajo de un equipo que no dejó jamás que el desaliento los ganara.

 
EL MOMENTO MÁS ESPERADO
 
A medida que fue evaluado el estado sanitario de cada una de las aves, su plumaje y su destreza en el vuelo, se fue planificando su liberación.
Trabajando de manera conjunta con las autoridades de la Dirección de Flora y Fauna de la Provincia de Buenos Aires y la Dirección de Fauna Silvestre del ámbito nacional, se definió el destino de cada ejemplar.
 
Una vez que se libró la orden del Juez que tenía a su cargo la causa, entregamos a las autoridades correspondientes las aves oriundas del interior del país, y a las autoridades de Fauna de la Provincia de Buenos Aires, aquellas que correspondían a su jurisdicción.
 
Con alegría y emoción, asistimos junto con las autoridades, a ese momento inolvidable en el que se abre la jaula, y se las ve salir con ímpetu y alegría, hacia una vida digna.
 
Sin duda, este fue un paso adelante en el largo camino contra el maltrato animal y la venta ilegal de fauna silvestre, un logro que fue posible gracias al trabajo coordinado de la comunidad, los funcionarios y autoridades de cada área, movidos por el respeto y el amor que los animales requieren y merecen.
 


Los que lo hicieron posible:
 
Germán Rodrigo Arza y tana Cabral, de Apac Avellaneda
Myriam Ortellado, del Voluntariado  de Zoonosis Lanús
Clara Correa, presidente de la Asociación de Ayuda a las Aves Pájaros Caídos
Grupo de Voluntarios  de la Asociación de Ayuda a las Aves Pájaros Caídos
Dr. Héctor Funes, médico veterinario
Sra. Fiscal Dra. Carla Musitani,  de la Unidad Funcional de Instrucción Fiscal (UFI) descentralizada N° 4 de Avellaneda
Mónica Casciaro, directora de la Dirección de Flora y Fauna de la Provincia de Buenos Aires 
José Luis Forquera, director de la Dirección de Fiscalización Agropecuaria y Alimentaria de la Pcia. de Buenos Aires
Horacio Mangudo, responsable de ECAS, Estación de Cría de Animales Silvestres
Gabriel Maximiliano Terny, de la Dirección de Fauna Silvestre de la Nación
Funcionarios de la Municipalidad de Avellaneda
Policías de la Comisaría Nro. 4 de Sarandí, Pcia. de Buenos Aires
Grupo de vecinos proteccionistas de Villa Dominico